La casa de madera realmente respira, lo que significa que hay mucho más polvo