Hace algún tiempo, la idea de la electrificación autónoma parecía ser algo inalcanzable. Sin