Hoy quiero familiarizarte con una planta muy bonita (¡y curativa!): Un gusano del corazón