El cerezo silvestre floreció, y escuchamos el canto del ruiseñor, teshcha propia del alma.