Si apareció cola de caballo en el jardín, hay razones para preocuparse. Y no