Probablemente, cada residente de verano se haya enfrentado al menos una vez con el