Las interminables vacaciones de invierno no nos dejan solos: se debe probar el ganso