Al comprar una casa en el pueblo, muchos se ponen en un maletín, absolutamente