Que no parezca extraño que la conversación comience con gorriones. Recordemos cómo se comportan