Así que fui al hijo de mi frijol favorito ... Pero ¿por qué debería