Cuando se escucha la risa de los niños felices en la dacha, ¡es maravilloso!