Los aldeanos siempre tienen una cierta bifurcación de la percepción de su dacha. Por