En los jardines de algunos jardineros, las piedras cobran vida. Wizards armados con pinceles