La falta de agua en la cabaña no es motivo para rechazar el arreglo