Como todos los jardineros, me estremecí al escuchar las primeras noticias de mis vecinos