Todos conocen bien el trueno y su manifestación más peligrosa: el rayo. Y aunque