Así que resultó que la promesa de continuar la historia de Vladivostok aún no