Queridos niños de siete años, quiero compartir con ustedes mi experiencia en la restauración