Habiéndonos convertido en propietarios de una parcela de tierra en el pueblo, naturalmente pensamos