Europa en los últimos años ha adoptado esta "fiebre púrpura". Probablemente, la atracción mágica